Fundación Sol lanza estudio sobre el trabajo en domicilio en la cadena del vestuario en Chile

El trabajo remunerado realizado en el domicilio no es algo nuevo, sin embargo, que sea un fenómeno de estudio no es una casualidad. Los cambios en la matriz productiva del país han conllevado el cierre de múltiples industrias y también la reorganización de la producción mediante una fragmentación de las empresas, flexibilizando tanto la producción como la organización del trabajo. Una de las industrias caracterizadas por este proceso es la textil y de confección.

La industria textil y de confección (con alta presencia de mujeres entre su fuerza de trabajo), desde los años ’80 intensificó un proceso que involucró despidos masivos y una minuciosa externalización del trabajo para competir con la producción mundial. Dicho proceso significó “sacar la producción de las fábricas hacia las casas” abaratando costos, y fue llevado a cabo tanto por las fábricas remanentes como por las nacientes pymes de confección. Esto llevó a que una significativa cantidad de asalariadas de la industria se convirtiera en trabajadora textil a domicilio, además de captar a nuevas trabajadoras para estas labores.

Este estudio se propuso indagar en las cadenas de valor en las que se desenvuelven las trabajadoras de confección a domicilio así como la estrategia, los resultados y los desafíos de organizarlas sindicalmente.

Para cumplir este afán, el diseño general de la investigación tuvo un carácter colaborativo, contando con la estrecha participación, en su orientación y ejecución, de los sindicatos de trabajo textil en domicilio amparados en la organización sindical Confederación de Trabajadores Textiles (CONTEXTIL). La consultoría fue encargada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y llevada a cabo por Fundación SOL.

Fuente: fundación Sol

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *