– Los centros de estudio de oposición expresaron su convicción de “que la única salida a esta grave crisis social es la construcción de un Nuevo Pacto Social”.

Frente a las insuficientes medidas anunciadas por el Presidente Sebastián Piñera para hacer frente al estallido y crisis social, la comisión de Políticas Públicas de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) entregó su postura respecto a las condiciones necesarias para un Nuevo Pacto Social y propuestas alternativas a la “agenda social” planteada por el gobierno.

La instancia integrada por Fundación Instituto de Estudios Laborales, Fundación Por la Democracia, Fundación Chile 21, Instituto Igualdad, Instituto de Ciencias Alejandro Lipchutz, Fundación Nodo XXI, Fundación Progresa y Fundación Creando Salud.

En este contexto, las organizaciones afirmaron que “frente a la grave crisis económica, social y política que vive nuestro país, expresamos nuestra disposición con los trabajadores y las trabajadoras de Chile para encontrar caminos de superación a las causas estructurales que han producido el actual estado de malestar e indignación del pueblo chileno”.

Y agregaron que “la única salida a esta grave crisis es la construcción de un Nuevo Pacto Social, originado desde la más amplia participación política de todos los actores sociales. Sólo con dicha participación será posible encauzar la indignación y el malestar hacia un legítimo nuevo marco constitucional, sobre el cual se construya otro Chile”.

En este contexto, los centros de estudios agrupados en la Comisión de Políticas Públicas de la CUT proponen que:

Una Nueva Constitución, nacida del diálogo y la participación sustantiva de todos los actores sociales que hasta ahora han sido excluidos del debate público y que sea el paraguas legítimo de un verdadero pacto social democrático.

Reforma al sistema de pensiones es una necesidad urgente, pero que requiere de un nuevo enfoque de seguridad social y no de seguros de vida que es el modelo hoy imperante.

En materia de ingreso familiar se requiere de un ingreso líquido de $500.000, es decir, salario mínimo bruto mensual de $620.000 y Pensión Básica Universal que supere el per cápita del umbral de la línea de pobreza para quedar en $165.000 mensuales, libres de impuestos y de cotizaciones sociales.

En materia de transporte público, la tarifa social debiese ser el centro de la acción de sofisticación del modelo de gestión del sistema de transporte en las ciudades de Chile. El costo del servicio no debiese representar más allá del 7 a 8% del ingreso líquido del trabajador, es decir, no podría superar los $650.

Un nuevo modelo de desarrollo para el país que transforme la forma en que el valor se produce y distribuye y para hacerlo es necesario cambiar el sistema institucional sobre el que ocurre la dinámica de creación de valor.

Libertad Sindical a través de la negociación colectiva ramal y así de también garantizar el derecho a huelga de manera amplia y sin reemplazo de ningún tipo y, además, fortalecer los procesos de sindicalización.

En materia de salud se requiere que todo el 7% vaya a un seguro único de salud administrado por Fonasa y un fortalecimiento del presupuesto.

En servicios de educación debe existir un aumento del aporte estatal a la educación pública en sus niveles de sala cuna, preescolar, básica, media y superior.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *